domingo, 22 de octubre de 2017

aguardo


María Luisa Mora Alameda
Poesía del libro “El don de la batalla
Nada que decir

No tengo nada que decir.
Se ha agotado 
el tema de mi vida.
Dejo mi pluma en un mundo diminuto
y sigo
mi andadura gris hacia lo alto.

Me despido de todos.
Asciendo por las ramas de los árboles
y abandono esta tierra.
Olvido en un barranco 
la carne que me queda
y quedo,
dulce, tranquila,
aguardando a que llegue el día de mi juicio.
Me despojo
de la contaminación de mis sentidos.
Abandono
mi lengua vernácula en la hoguera
a la que va a parar todo lo inútil.
Y aguardo,
con la imperturbable esperanza
de la roca, a que llegue ese día
en que toda la belleza me fecunde.
*

Salvación
Hubiéramos deseado
una infancia distinta,
una mano más blanca que la luna.
Pero nos ha tocado la cabeza
la irremediable sombra
que azota, con su sed, nuestros anhelos.

Qué pecado hubimos
de cometer. Aún nos duele
el recuerdo de esa vida
en la que nunca
solíamos beber el dulce néctar
de los besos
ni tocaban, los ojos,
los rayos tibios de amor.

Tal vez, por eso, ahora padecemos
este dolor que asciende a nuestra alma
como serpiente cruel.
No todos os salvasteis 
de su huella indolente
pero yo sí que lo he hecho,
a pesar de esta carga
que parece pesada y dolorosa.

Mi Post de hoy Aguardo, pues si aguardo que se me pase el resfriado de caballo que sufro, mi cuerpo debilitado en respiración por una ELA, no aguanta las embestidas de la mucosidad y se pasa al pulmón dejándome ahogado. Sufro mucho. Los ahogos son intensos. El cuerpo se suelta con el esfuerzo, con unos temblores difíciles de aguantar. Temo los resfriados. Temo los atragantamientos. Temo porque son cansinos, dolorosos. Por eso Aguardo que se pase esta tormenta. Mi cuerpo queda cansino de tanto esfuerzo.

Me ha visitado el Dr. De turno en el CAP. Me encontró limpio de pitos. Acababa de toser y con ganas, limpiando las vías respiratoria. Me recetó antibióticos.

Recogí el Periódico y para casa para colgar esta VIVÉNCIA de VIDA.

La poesía me consuela, me distrae de tanto mal. He llenado la papelera de mi estudio de pañuelos mojados.

Josep



sábado, 12 de agosto de 2017

la tierra indiferente

LA TIERRA INDIFERENTE
Vosotros:
los que vendréis después de habernos ido,
los que estaréis después de que no estemos,
los que abriréis las puertas de la casa
para que os entre el sol por todas partes;
bien sé que escucharéis el canto de los pájaros
y sembraréis acacias
y haréis más carreteras donde puedan hacerse todavía
y sé que os amaréis con esa fuerza intensa
con la que el viento azota los barcos contra el dique
y os odiaréis a veces
y luego firmaréis un armisticio
que dure algunas tardes
y seréis locutores
para poder decirlo por la radio.
En los tiempos difíciles, lloraréis de miedo
en refugios atómicos
por los hijos perdidos en los túneles
sin tener otra culpa que haber nacido aquí,
sobre la tierra,
y, pasado algún tiempo,
cuando el olvido arrastre las hojas de los parques
y cante un mirlo nuevo,
os marcharéis de viaje hacia la costa
y, allí, donde las algas
perturban el verdor de los océanos,
sumergiréis las lágrimas antiguas,
volveréis a besaros en la boca
y a salir en verano
para ver el fulgor de las constelaciones;
y, cuando llueva y suene
el ruido de la ausencia en los cristales,
escribiréis poemas.
Seréis como nosotros: la Tierra
os mirará pasar, indiferente.
(De mi libro " La Tierra indiferente ", Premio Carmen Conde, Ediciones Torremozas )






me quiero a pesar de...

A mis setenta y cuatro años, marcados en el cuerpo, en forma de arrugas, la cabeza sin pelo deja ver el tren cosido con más de cuarenta y cinco puntos, las arrugas profundas marcadas en mi frente, mi barriga caída, mis piernas temblorosas, que ya no me sirven para andar, escribir con letra trémula, bostezar con espasmos incontrolados, los dedos de las manos tiesos, rígidos, que por tacto, ya no pueden coger una hoja de papel, escapándose de las manos las cosas, mis bostezos incontrolados, dolorosos, interviniendo las barras y oído, mis atoramientos de respiración con flemas sin arrancar, ni toser.
Todo esto choca con mis sueños fantasiosos donde: corro, pedaleo la bicicleta, soy fuerte, ágil como un joven de diez y ocho años, al despertar soy feliz de lo soñado, pero debo afrontar la realidad, de mi cuerpo chamuscado, por los años y mí ELA longeva, convivo con ella, ella y yo somos uno, un pack.
Sin embargo me quiero, puedo acariciar mi cuerpo, rasgarme los picores, soñar imposibles, pasearme con mi silla, hablar con el filo de voz que aún me queda, hay días que son inteligibles mis palabras, escudriñar para desarrollar mi gran pasión la fotografía, fotografiando lo fotografiado, suerte que siempre suele ser diferente, por cierto mis manos ya no soportan el peso de mi Canon EOS 550D, está en camino la Canon EOS D sin espejo M6, la espero, la deseo, sacare buenas fotos con ella, con menor volumen y peso.
Llega la segunda quincena de agosto, la cual la dedico solo a lectura y escribir a pluma, año tras año mi letra es más trémula, desigual, pero que caray es mi letra. Durante estos días paro todas las actividades de Internet. Solo me concentro a leer, escribir, pasear y usar mi nueva M6.

Estoy en paz conmigo mismo, como ha dicho antes ME QUIERO!!! Josep 








gracies Dolors Vilá FB
 per aquestes fotos tan boniques que adornen el meu post, abraçades Josep
la primera foto es de: Andreu Fotògraf FB

sábado, 22 de julio de 2017

ángeles mora




Ángeles Mora

Aquel calor

Si esta noche la sombra
cayó sobre la sombra,
y el silencio su sello puso
sobre labios ya mudos,
qué puede sorprenderte.

Si aquel calor es una historia antigua
y sus cenizas las esparce el viento.

Qué puede sorprenderte,
si ya tanto llovió sobre mojado.

De "Pensando que el camino iba derecho" 1982




Buenas noches, tristeza

La vida siempre acaba mal.
Siempre promete más de lo que da
y no devuelve
                         nunca el furor,
el entusiasmo que pusimos
al apostar por ella.
Es como si cobrase en oro fino
la calderilla que te ofrece
y sus deudas pendientes
-hoy por hoy-
pueden llenar mi corazón de plomo.

No sé por qué agradezco todavía
el beso frío de la calle
esta noche de invierno,
mientras que me reclaman,
parpadeando,
sus ojos como luces de algún puerto.
Por qué espero el calor que se fue tantas veces,
el deseo
por encima de todas las heridas.

Pero acaso me calma una tibia tristeza
que ya no me apetece combatir.

Todo sucede lejos o se apaga
como los pasos que no doy.

La vida siempre acaba mal.
Y bien mirado:
¿puede terminar bien lo que termina?


De "Pensando que el camino iba derecho" 1982



Contradicciones, pájaros

Las verdades son la única verdad,
esas pequeñas huellas
de nuestra historia.
Si las verdades dijeran la verdad
mentirían.

Aunque las verdades
también mienten con su verdad:
la contradicción,
ese nido de pájaros crujiendo.

Las contradicciones parecen insufribles
en nuestro mundo.
Pero uno intenta
huir de ellas
como los pájaros:
huir quedándose.

De "Contradicciones, pájaros" 2000


Fotos de jrrof

"Todo sucede lejos o se apaga
como los pasos que no doy"

Hoy he dado un pequeño paseo, sin prisa, buscando las sombras, el Sol quemaba, en el pequeño pueblo donde resido, los sábados es mercado, deambulé por él, me gusta observar el trasiego de la gente, el buscar la ganga, carros llenos, bolsas medio llenas, mucho pantalón corto, no cortos cortísimos, escotes generosos y muchos sombreros incluido el mío.
Hoy han puesto en la plaza de Can Dachs (tejedoras de bolillos) Puntaires en catalán. Son gente mayor, como yo, con paciencia y constancia van moviendo los bolillos, rematando con una aguja. Puntada a puntada, bolillo a bolillo en encaje de dibujo va cogiendo forma. Verdaderas maravillas.
Continuando el día, después de una larga siesta, he viajado por internet, un video publicado en facebook a llamado mí atención es de Ángeles Caso, leyendo sus poemas, aquí me tenéis, disfrutando de la Vida! Cosas sencillas llenas de placer. Josep










"Todo sucede lejos o se apaga

como los pasos que no doy"

gracias Ángeles 
por distraerme la tarde 
Josep



lunes, 17 de julio de 2017

letras



Bienvenido a micro-adEla 

I Concurso de microrrelatos "Cuéntame y escucha"
Julio: con las letras de tu nombre
J = Joven
O = Orgulloso
S = Seguro
P = Presumido
R = Relajado
O = Oso
F = Fuerte
He sido Joven, muy Orgulloso, muy Seguro de mí mismo, un poco Presumido de mis logros, muy Relajado, para tomar decisiones, Oso barrigudo, Fuerte como un roble.

A lo largo de mi VIDA (74 años) he sido un poco eso, que humildemente expreso con mi nombre y mis apellidos. De entre todos me quedo en "Fuerte como un roble", tengo que serlo, de hace 16 años la VIDA me obsequió con una ELA, solo la resisto siendo Fuerte como un roble. Os deseo buen verano. Josep








fotos nocturnas, misteriosas, como la misma VIDA!